Mendel el de los libros (Stefan Zweig)


(Artículo original en http://anunusualstory.blogspot.com.es/2012/04/mendel-el-de-los-libros-stefan-zweig.html)

He de reconocer que no había oído hablar de Stefan Zweig en mi vida. Por eso cuando mi amiga Irene Adler me habló por primera vez de su escritor favorito no pude menos que asentir, sonreír y escuchar todo lo que le gustaba de este - para mí desconocido - autor austriaco. Me picó el gusanillo, para qué me voy a engañar, y no mucho tiempo después tenía en mis manos un libro corto y en apariencia insignificante titulado "Mendel el de los libros". Querido lector, esta es la historia de ese libro.


De Stefan Zweig sólo daré un par de pinceladas para no cansarte mucho; más que nada porque sé que este no va a ser el primer libro que me lea de él y no quiero repetirme en futuras entradas. Así que vamos a lo básico. Nació en Viena en 1881 en el seno de una acomodada familia judía, lo que le convierte en un autor situado sobre todo en el periodo comprendido entre las dos guerras mundiales. Viajó mucho, se exilia durante la Gran Guerra por sus ideas pacifistas y es considerado sin lugar a dudas uno de los grandes escritores del siglo XX -y yo no lo conocía, puedes pegarme-. Ah, y se suicida en 1942 junto a su esposa en Brasil tras ver a Europa destruyéndose a sí misma durante la II Guerra Mundial -nota mental: hablar algún día sobre este tema-.

Zweig durante su niñez. Siempre estuvo algo acomplejado por su mostacho.

En fin, vamos al libro. Lo primero que llama la atención sobre Mendel el de los libros (1929) -ya lo comenté antes- es su tamaño. Tiene 64 páginas. Has oído bien: 64 páginas. Lo repetiré: sesenta y cuatro páginas. Luego si eres de los que desechan un libro por su elevado número de páginas con este no tienes excusa. Ja. Se lee en una tarde -eso si es lluviosa, si hace sol sal un poco a la calle, hombre-. ¿Y cómo consigue nuestro amigo Stefan regalarnos un relato tan bueno en tan poco espacio? Que te lo diga él, que yo no quiero:

" ... el inesperado éxito de mis libros proviene, según creo, en última instancia de un vicio personal, a saber: que soy un lector impaciente y de mucho temperamento. Me irrita toda facundia, todo lo difuso y vagamente exaltado, lo ambiguo, lo innecesariamente morboso de una novela, de una biografía, de una exposición intelectual. Sólo un libro que se mantiene siempre, página tras página sobre su nivel y que arrastra al lector hasta la última linea sin dejarle tomar aliento, me proporciona un perfecto deleite. Nueve de cada diez libros que caen en mis manos, los encuentro sobrecargados de descripciones superfluas, diálogos extensos y figuras secundarias inútiles, que les quitan tensión y les restan dinamismo".

Y ahí está la clave: este libro no da un respiro. ¡Ni siquiera tiene capítulos! Por lo tanto, no puedes dejar de leer hasta saber qué pasa con Mendel. ¡Ah, cierto! ¡No te he dicho de qué va! Bueno, narra la historia de Mendel, un tipo tan excéntrico y singular que se pasa las horas sentado leyendo. En la misma mesa. En el mismo café de Viena. Todos los días. ¿Te imaginas no hacer otra cosa en tu vida que leer? El tipo tiene una memoria impresionante, de modo que es querido y admirado por la exclusiva clientela que requiere de sus servicios. Pero en 1914 estalla la Primera Guerra Mundial... y ya paro de contar.

¿A que te ha entrado el gusanillo? Pues si quieres más detalles tendrás que leerlo, yo sólo puedo decirte que me ha encantado por su capacidad narrativa y -¿por qué no?- por su estilo tan elegante. ¡Recomendado!


Referencias:

.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Compártelo

Sobre mí

Soy un chaval de ya 18 años al que le encanta leer. Con este blog pretendo dar mi punto de vista sobre los libros que me vaya leyendo. Espero que paséis un buen rato.

Buscar en este blog

Sígueme en tu email

Páginas vistas en total

Entradas populares

Publicidad