Ortodoxia (Chesterton)


[Crítica publicada originalmente en Un Secreto Gigantesco]


Ciertamente no sé cómo empezar a hablar de este libro tan formidable. Es la segunda vez que leo Ortodoxia de G.K.Chesterton (uno de mis libros favoritos del que es posiblemente mi autor favorito) y no sé qué decir. Porque no es un libro cualquiera y cualquier comentario que pueda yo hacerle lo desmerece. Pero como también es un libro que no es demasiado conocido y menos en los tiempos que corren, me siento en cierto modo obligado a hablar de él. Además, Chesterton tiene mucho que ver con el secreto de este blog -no, no voy a revelarlo... aún-, así que tengo todavía más razones para comentar esta obra suya. ¿Sigues leyendo?

Mendel el de los libros (Stefan Zweig)


(Artículo original en http://anunusualstory.blogspot.com.es/2012/04/mendel-el-de-los-libros-stefan-zweig.html)

He de reconocer que no había oído hablar de Stefan Zweig en mi vida. Por eso cuando mi amiga Irene Adler me habló por primera vez de su escritor favorito no pude menos que asentir, sonreír y escuchar todo lo que le gustaba de este - para mí desconocido - autor austriaco. Me picó el gusanillo, para qué me voy a engañar, y no mucho tiempo después tenía en mis manos un libro corto y en apariencia insignificante titulado "Mendel el de los libros". Querido lector, esta es la historia de ese libro.

El Padrino (Mario Puzo)

 (Crítica publicada originalmente en Un secreto gigantesco)

Es muy posible que hayas visto alguna de las películas de El Padrino, la genial trilogía de Coppola que algunos consideran ya como un verdadero clásico del cine (por lo menos las dos primeras películas). Y si no has visto ninguna ya estás tardando, querido lector. Pero lo que quizás no sabes es que la primera de las películas está inspirada en la obra homónima del autor italiano Mario Puzo.

Ten siempre cerca a tus amigos, pero más a tus enemigos.
Vito Corleone

Hoy comento este pedazo de libro. ¿Te lo vas a perder?

La juguetería errante (Edmund Crispin)

La juguetería errante (1946) es una comedia policiaca al estilo británico que sigue la tradición de Conan Doyle, Chesterton, Agatha Christie o Wodehouse. Es esta una novela de detectives bien cargada de humor que protagonizan Richard Cadogan, un poeta que se marcha unos días a Oxford después de discutir con su editor, y Gervase Fen, un excéntrico profesor de literatura inglesa y detective aficionado.

Todo comienza cuando Cadogan se encuentra sorprendentemente con el cadáver de una mujer en una juguetería. Pero su sorpresa aumenta cuando avisa a la policía y la juguetería ha desaparecido, situándose una tienda de ultramarinos en su lugar. Es entonces cuando acude a su viejo compañero Fen para descubrir qué se esconde tras el crimen. Un asesinato imposible, una serie de persecuciones a cada cual más absurda y una serie de pistas en forma de anuncios de periódico son algunas de las componendas de esta loca aventura detectivesca.
 
Escrita por Edmund Crispin (seudónimo de Robert Bruce Montgomery), es esta la primera novela del autor traducida en España. De gran éxito en Inglaterra, describe con mucha exactitud el clima social inglés y presenta un humor muy british. Gervase Fen, por ejemplo, es de lo más estrambótico que se puede uno echar a la cara; conduce alocadamente un descapotable rojo que suele incrustarse en algo y tiene debilidad por meterse en líos. Richard Cadogan es una especie de Dr. Watson pero en torpe, sólo piensa en comer y en recuperar su inspiración poética.

La narración es desternillante y todo parece abocado al absurdo; no hacen más que aparecer personajes de lo más variopinto y ninguno parece dar ninguna clave para resolver el caso. Y es que nuestro amigo Fen no utiliza, digamos, la razón deductiva (como Holmes) sino más bien la intuición inesperada, en la línea de Agatha Christie.

En definitiva, una novela para disfrutar, para pensar y para echar más de una carcajada. ¿Se puede pedir más?




.

1984 - George Orwell

19841984 by George Orwell

My rating: 5 of 5 stars


1984 es la tercera de las llamadas obras de ciencia ficción distópicas (si bien la más célebre) junto a Un mundo feliz de Huxley y Fahrenheit 451 de Ray Bradbury. Había leído ambas, y por eso empecé a leer 1984 con muchas ganas, si bien es cierto que había visto ya la película (que me decepcionó un poco, la verdad).

En este libro, Orwell presenta un futuro en el que una dictadura totalitaria interfiere hasta tal punto en la vida privada de los ciudadanos que resulta imposible escapar a su control. La odisea de Winston Smith en un Londres dominado por el Gran Hermano y el partido único es una crítica de toda dictadura, si bien las analogías con el comunismo resultan bastante evidentes.

"La guerra es la paz.
La libertad es la esclavitud.
La ignorancia es la fuerza."

Es una novela que se lee rápido, y que aporta muchas reflexiones al lector hasta tal punto que hay momentos de la trama en que no se puede evitar pensar si la sociedad de 1984 no se identificará en muchos aspectos con la actual. El control -coercitivo o no - de los ciudadanos, la alteración del pasado por parte de diversos grupos mediáticos, la falta de libertad, la instauración de una "neolengua" en la que utilizar determinadas palabras o criticar determinadas actitudes está mal visto, el falseamiento de la realidad, la anulación del sentimiento religioso, los brotes de violencia "por una sociedad más justa", la ignorancia como fuerza y como orgullo de algunos sectores de la sociedad; son todos aspectos más o menos presentas en la sociedad de hoy y que se ven más o menos reflejados en la distopía de Orwell.

No hay más que leer algunos fragmentos para darse cuenta de ello:

"¿No ves que la finalidad de la neolengua es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente? Al final, acabaremos haciendo imposible todo crimen del pensamiento. En efecto, ¿cómo puede haber crimental si cada concepto se expresa claramente con una sola palabra, una palabra cuyo significado está decidido rigurosamente y con todos sus significados secundarios eliminados y olvidados para siempre? (...) ¿Cómo vas a tener un eslogan como el de "la libertad es la esclavitud" cuando el concepto de libertad no exista?"

El hombre de hoy cada vez utiliza menos palabras y como consecuencia de ello cada vez piensa menos y se deja manipular más fácilmente. La neolengua empieza a ser una realidad, los medios de comunicación que lo dan todo hecho y no exigen ningún tipo de esfuerzo al receptor a la hora de contrastar sus informaciones, son sujetos activos y pacientes de la degradación de la sociedad actual. Por eso lecturas como 1984 resultan hoy obligadas, para que ayuden a reflexionar al hombre y le alejen del férreo control del Gran Hermano de hoy.

Jose Lasso






View all my reviews

Compártelo

Sobre mí

Soy un chaval de ya 18 años al que le encanta leer. Con este blog pretendo dar mi punto de vista sobre los libros que me vaya leyendo. Espero que paséis un buen rato.

Buscar en este blog

Sígueme en tu email

Páginas vistas en total

Entradas populares

Publicidad